Y hubo un día que comprendí que mi único ENEMIGO era yo mismo.

Y hubo un día que comprendí que mi
único ENEMIGO era yo mismo.
Ese día es cuando comencé a ganar
todas mis batallas.

Tu opinion es importante
Recomendaciones
loading...